Cuento corto el hombre solitario

Cuento corto el hombre solitario

En la costa al sur del país, dicen que hace mucho tiempo vivía un hombre en una choza hecha con hojas de palma y ramas. El salía por las noches a pescar, siempre procurando no ser visto por sus vecinos.

Nadie sabía lo que ocultaba, pero tampoco ninguno de los pueblerinos era lo suficientemente valeroso como para acercarse a investigar la razón por la cual ese sujeto se había convertido en un ermitaño.

Eso cambió un día en el que el hombre mientras estaba recostado en una hamaca escuchó los gritos de un niño:

– Socorro, me ahogo, no sé nadar.

Después de mucho meditarlo, se dio cuenta de que él era la única persona que podría socorrer a la criatura.

– ¡Espera niño ya voy! Mantente a flote. Solamente te suplico que no abras tus ojos.

El pequeño obedeció y aquel hombre lo sacó del mar con vida. Sin embargo, luego de sentirse a salvo el chico abrió los ojos y vio que su salvador tenía un aspecto idéntico a los personajes que aparecían en los cuentos cortos de piratas.

– Niño tonto. Te dije que no voltearas a verme.

Nadie en aquel pueblo lo sabía, pero aquel hombre había sido un terrible pirata años atrás. No obstante, se sentía tan arrepentido de todas las tropelías que había hecho que decidió auto exiliarse, para no hacerle daño a nadie más.

El infante lo miró con inocencia y le dijo:

– Caramba, tú eres un bucanero de carne y hueso. Lo sé por qué llevas en uno de tus ojos un parche negro y hasta tienes una pata de palo. Me encantaría que me contaras algunas de tus aventuras que hayas vivido en altamar. ¿Dónde tienes el tesoro enterrado?…

Las preguntas siguieron por horas y aquel hombre comenzó a contestarlas a detalle (por supuesto, omitiendo las partes escabrosas de los relatos).

Desde ese día, el bucanero Stanley y su nuevo amigo Pancho salen a pescar los domingos, mientras el pirata recita una de sus aventuras.

Mito de América del Sur el Tue Tue

Mito de América del Sur el Tue Tue

El mito de Sudamérica del Tue Tue inició hace muchísimos años en tierras chilenas. Se decía que un sacerdote de un pequeño poblado, había hecho un pacto con el diablo, para poder ser inmortal.

Obviamente, el primer paso era alejarse definitivamente de su fe, eso significaba romper con sus lazos eclesiásticos. El padre lo hizo y entonces el demonio le entregó una pomada, la cual el hombre tenía que frotar vigorosamente en su nuca.

De pronto, la cabeza de éste se separó de su cuerpo y de dónde se encontraban sus orejas brotaron un par de alas, muy similares a las que tienen los murciélagos. A esta criatura los lugareños la denominaron como Tue Tue, dado al peculiar ruido que emana su hocico.

Por cierto, este engendro posee un par de afilados colmillos. Se dice que en su morada guarda celosamente un frasco con una especie de antídoto para recobrar su forma humana durante el día, pues de mantenerse como criatura de la noche de manera permanente, no pasaría mucho tiempo hasta que el hombre perdieran la razón y terminará quitándose la vida.

Su labor principal es la de buscar almas que estén próximas a llegar al cielo para “robarse las” y encaminarlas hasta lo más profundo del averno. Es por ello que se comenta que las clínicas son lugar en donde al Tue Tue se le ve merodear noche tras noche y es que de acuerdo con la tradición, la criatura busca al más enfermo del lugar y una vez que lo ha encontrado, reta al alma de este individuo a un duelo.

En el caso de que al alma le quede la suficiente fuerza como para sobreponerse al desafío, el engendro no lo volverá a molestar jamás. Sin embargo, si el Tue Tue sale airoso, inmediatamente se llevará al infierno y nadie podrá evitarlo.

Cuentos de terror y suspenso

Cuentos de terror y suspenso

Se dice que los doctores que laboran en un hospital psiquiátrico, deben tener bastante temple ya que a diario se topan con casos en los que la gente ha cometido actos terroríficos, debido a que precisamente éstos no se encuentran bien de sus facultades mentales.

Fabricio era un joven a quien apenas le habían dado la residencia en la clínica. El poseía una gran imaginación ya que era capaz de inventar cuentos de terror y suspenso, mientras iba recorriendo los lúgubres pasillos del recinto.

Por ejemplo, le contó una vez a uno de los camilleros que en el cuarto 26 se ocultaba una bruja y que en el 38 había una pequeña criatura que aparecía por las noches.

Vale la pena mencionar que a las revisiones de los pacientes, invariablemente acudía acompañado del director del nosocomio, pues recordemos que Fabricio aún estaba en fase de “entrenamiento”.

Un día su jefe le comentó:

– Necesito que a partir de mañana ayude con las sesiones de electrochoques del paciente López. Es muy difícil sujetarlo a la camilla y últimamente no tenemos los ayudantes eficientes como para que nos ayuden a hacer eso.

– No se preocupe doctor. Yo lo ayudo. Por cierto, ¿qué le sucede a ese tal López?

– Sigue diciendo que una voz lo obligó a matar a su familia.

– ¿Y cuántas sesiones de electrochoques lleva?

– Le faltan tres para completar veinte. Lo raro es que no veo ningún cambio en su estado mental. Al contrario, creo que con el paso de las consultas se ha vuelto un poco más frío y calculador.

A la mañana siguiente, Fabricio recostó a López sobre la camilla y le sujetó pies y manos. Sin embargo, antes de que su jefe accionara el mecanismo de la máquina, el paciente se le acercó al oído al joven residente y le susurró las palabras.

De inmediato, Fabricio tomó unas tijeras que estaban sobre la mesa del instrumental y se las clavó en el abdomen al director de la clínica.

Hoy Fabricio se aloja en el cuarto número trece y dice que una voz lo obligó a hacerlo.

Sacar el RFC

Si estás por iniciar un negocio propio, lo primero que requerirás será sacar el RFC para que de esa manera el Servicio de Administración Tributaria te designe la cantidad de dinero que deberás de pagar por concepto de impuestos.

Recordemos que con ese dinero la Secretaría de Hacienda y Crédito Público obtiene recursos económicos complementarios que le ayudan a crear nuevos esquemas sociales que de alguna u otra manera ayudan al desarrollo de las comunidades menos favorecidas. Precisamente este es otro de los motivos por los cuales no podemos dejar de sacar el RFC.

Sacar el RFC: Inscripción previa a través de Internet

En el portal del SAT podemos de una forma fácil y rápida ingresar nuestros datos para que el sistema genere de manera automática la clave personal y de esa manera estemos en posibilidades de sacar el RFC.

Un aspecto genial de la preinscripción a través del portal web es que tienes la oportunidad de juntar al RFC y CURP para que el procedimiento sea aún más veloz. Por ejemplo, las personas que cuentan con su Clave Única de Registro de Población sólo deberán ingresarlo en la zona correspondiente y luego colocar la dirección de su domicilio.

sacar el rfc

Además, el software con el que ha sido desarrollada esta herramienta informática se adapta a todos los tipos de contribuyentes. Es decir, en función de la clase de registro que hagas, serán las condiciones que se te asignen.

Por ejemplo, si eres una persona que recibe un salario por el trabajo que realizas, obviamente la cuota que deberás pagar tendrá un monto diferente al que tendría si fueras el dueño de una empresa.

Enseguida comentaremos una serie de pasos para que no tengas ningún inconveniente al momento de sacar el RFC.

Guía práctica para sacar el RFC

– Desde cualquier equipo de cómputo que tenga conexión a Internet, abre el navegador y escribe en la barra de direcciones: www.sat.gob.mx

– Ya dentro de la página principal ubica la barra horizontal de color verde y haz clic sobre la palabra “Trámites”.

– En ese momento serás dirigido a una nueva ventana en la que aparecerá un menú de color gris claro. Allí daremos clic en el cuarto apartado, es decir, en el que lleva por nombre “RFC”.

– De nuevo seremos enviados a otra ventana emergente. En ese lugar colocaremos el puntero del ratón sobre la palabra “Inscripción” y accederemos a ese enlace.

-Dentro del menú que se mostrara, podemos elegir entre las siguientes alternativas: Inscripción con CURP, Preinscripción para personas físicas y Preinscripción para personas morales.

– Posteriormente completa la información que el sistema te pedirá y cuando hayas terminado presiona el botón “Enviar”.

Una cosa que no hemos mencionado es que después de este paso necesitarás programar una cita en el módulo SAT que se encuentre más próximo a tu casa. De otro modo no podrás sacar el RFC.

Las autoridades fiscales de México recomiendan que esa cita se haga cuando hayan transcurrido al menos 10 días hábiles a partir de la fecha de preinscripción. Esto para darle tiempo al personal de la SHCP de generar la documentación necesaria.

Una vez que hayas logrado sacar el RFC podrás utilizarlo en infinidad de documentos como por ejemplo en la solicitud de un crédito.

Leyenda del hombre de los siete colores

Esta es una de las leyendas procedente del estado de Oaxaca que me contó mi tía Aurelia hace muchos años y hoy he decidido compartirla con ustedes. Érase una vez un hombre sumamente pobre, el cual no tenía ropa para cubrirse del frío, ni de la lluvia.

Lo más que podía hacer era protegerse con algunas hojas de los árboles. En una ocasión, cayó una gran tormenta y uno de los rayos partió un tronco por la mitad, incitando a que el Dios de la lluvia se materializara en aquel sitio.


leyenda del hombre de los 7 colores

– Hombre, ¿por qué no vas a guarecerte de la tormenta a tu casa? Es peligroso que estés aquí, Dijo la deidad.

– No tengo hogar adonde ir. Mi esposa y mis hijos murieron hace años. He tratado de conseguir un trabajo, pero desgraciadamente nadie ha ocupado de mis servicios.

– Yo te voy a encomendar una labor muy importante, sólo que hay una condición que debes saber.

– ¿Cuál es?

– Si aceptas esta tarea, tendrás que despojarte de tu cuerpo, ya que te transformarás en un ser intangible.

– Desde luego acepto gustoso. Dígame por favor ¿qué debo hacer?

– Sólo cierra los ojos y deja todo lo demás que corra por mi cuenta.

El rayo de tormenta trasfigurado en ser humano, miró fijamente al pordiosero y poco a poco fue transformando su cuerpo en delgados arcos de colores. Sus tonalidades iban desde el rojo más profundo y apasionado hasta el color violeta.

Cuando concluyó la metamorfosis de su ayudante lo desintegró y le dijo en voz baja.

La próxima vez que termine de llover, tú te encargarás de anunciar el regreso del señor Sol. A una velocidad de vértigo, las nubes se enamoraron de aquel arco multicolor, al que bautizaron como arco iris.

Otras historias que cuentan este mismo relato, le han anexado otras características culturales. Por ejemplo, los irlandeses dicen que al final de él, los gnomos y duendes han escondido una olla repleta de oro.